Historia de los Cátaros > Origen de los Cátaros > Doctrina de los Cátaros
Los Cátaros

Influencia de la mujer cátaraLos cátaros consideraban a la Iglesia de Roma, desorientada y perdida en su primitiva esencia, con que los primeros cristianos vivían su Fe, con sencillez, pobreza y humanismo, que según los cátaros , había perdido en gran manera, convirtiéndose en una religión, prepotente, intransigente, cuyos fieles vivían en continuo temor al castigo divino por cualquier falta o desvío de sus actos, que pudiera reportarles la condenación de sus almas, estaban los cristianos obligados bajo pena de excomunión, obediencia ciega hacia los dogmas que la Iglesia, consideraba inamovibles.

En un principio fue difícil la investigación de los cátaros , debido a la persecución sufrida, que los diezmó físicamente, destruyendo además en gran manera todo documento que pudiera dar alguna luz realista sobre esta herejía.

Aun así se han descubierto libros cátaros , “El libro de los dos principios “ como “El Ritual Occitano” “El Ritual latino” . Pero el principal de todos ellos es el dicho anteriormente “El libro de los dos principios” , a parte de esto la bibliografía sobre el tema hasta ahora es muy escasa, debido en parte a la destrucción sistemática de todos sus escritos y libros, por parte de los cruzados.

Gracias al descubrimiento de “El libro” por el dominico Dondaine en Florencia, publicado por primera vez en 1939, se pueden extraer conocimientos cátaros de una forma fehaciente, lo mismo se puede decir del “Anónimo” por el mismo investigador, cuyos manuscritos se encuentran en la Biblioteca Nacional de París, publicados por Cristina Thouzellier en 1961.

El catarismo era una religión monoteísta, que no obstante, creía en los dos principios fundamentales el bien y el mal, el primero correspondía a la parte espiritual de la persona, y el segundo constituía la parte física que el diablo intentaba dominar, esta dualidad estaba siempre en constante lucha, hasta que la muerte con la destrucción del cuerpo, se liberaba del demonio definitivamente, por ello los fieles nunca la temían, aun bajo los mas terribles sufrimientos.

Era una de las pocas doctrinas en donde existía la “Endura” por la cual, en muy contadas y extraordinarios motivos, era permitido el suicidio, por medio de la privación total de comer y beber. Pero sobre todo la endura se practicaba, cuando intuían que su fin por enfermedad estaba próximo, abandonándose en su camastro con total pasividad, sin moverse, sin comer y dejando que la fiebre o la enfermedad siguiera su curso, teniendo además en cuenta que la longevidad media en aquella época era de unos treinta años, así como la casi inexistencia de una medicina tal y como ahora la conocemos, solamente remedios caseros, y la convicción de que Dios era quien decidía cuando una persona debía morir, más aun por cuanto el cristianismo era totalmente reacio a las investigaciones científicas de cualquier tipo.

La iniciación de todo aquel que ingresaba voluntariamente en formar parte de los cátaros duraba tres o cuatro años. Debían aprenderse de memoria el Evangelio de San Juan, ayunar tres veces por semana, someterse a las tres cuaresmas, Navidad, Pascua y Pentecostés.

No debían mentir nunca, marchaban siempre por parejas, dejarse la barba, que posteriormente suprimieron, por causa de las persecuciones, vestían de negro, cubriéndose la cabeza con la capucha del manto, dos cosas estas que también suprimieron, por razón de seguridad, debían llevar siempre una bolsa, donde guardaban, el Evangelio de San Juan, una marmita, para evitar si alguien les prestaba un recipiente para comer, que pudiera contener restos de grasa, ya que la tenían prohibida.

Debían respetar a los demás, como fin para salvarse a si mismos, los sueños eran interpretados como la manifestación de su alma. Consideraban la Biblia, como un libro atroz y monstruoso, por los relatos que contenían, crueles y llenos de sangrientas guerras, que no respetaban a sus semejantes. El signo de la cruz era igualmente rechazado, por considerarlo una muerte ignominiosa, por lo tanto, no admitían la Eucaristía.

Vivían pobremente al estilo de los primeros cristianos, ayudando a todo aquel que lo necesitase, se sustentaba por su trabajo manual, que debía cada uno escoger de su preferencia, y realizarlo con total perfección. Los únicos templos que se permitían era el mismo cuerpo, que debían purificarlo constantemente con ayunos, y mortificaciones, en donde residía el espíritu de Cristo. Creían en la transmigración del alma de unos cuerpos a otros, al igual que la metempsicosis de los hindúes.

Aun así la extrema dureza de sus vidas, que eran seguidas a rajatabla por los “Perfectos”, sin embargo los fieles y sus seguidores, no estaban obligados a tales comportamientos, existiendo gran tolerancia en el cumplimiento de sus deberes mas esenciales.

En la edad Media, la mujer era considerada como un simple objeto de reproducción humana, sin ninguna clase de derecho, pudiendo incluso el marido matarla en caso de adulterio. Los cátaros consideraban que la mujer debía emanciparse, y aun considerando el amor carnal como un pecado, no era así al tratarse de una mujer creyente. El bautizo era imprescindible, para salvar el alma que debía ser pura, no admitían la idea cristiana del juicio final ni del infierno eterno.

Eran llamados “Buenos hombres” , existiendo jerarquías para la administración del territorio, estos eran los obispos acompañados de un Hijo mayor, como sucesor y un Hijo menor como sucesor del mayor. Cada obispo al ser bautizado recibían el “consolamiento” comprometiéndose a no caer nunca en pecado, los mismos obispos impartían dicho “consolamiento” a los moribundos, para que así pudieran transmigrar a otro cuerpo mas apropiado, para ofrecerle la oportunidad de su salvación, caso de no ir al cielo directamente.

Otro miembro jerárquico era el de los “Perfectos” que obtenían tal nombramiento de su obispo por medio del consolamiento, debiendo observar el cumplimiento de la doctrina cátara de todos sus fieles, las mujeres también podían ser perfectas, pero debían proceder de la nobleza, al contrario de los hombres que podían ser nombrados, a partir de cualquier clase social

Eran algo mas optimistas que el resto de las religiones, que vivían siempre bajo el temor del castigo eterno, los cátaros eran mas positivos, ofreciendo para el alma de sus creyentes un mejor destino que al morir se convertían en “Espíritu de la Luz”.

Se reprochaba a los cátaros, el trato que tenían con los moribundos, su filosofía les dictaba que cuando el fallecimiento era irremediable, dejaban tranquilo al enfermo, para que su tránsito fuera sosegado y apacible, rechazaban de plano las prácticas de los cristianos, que hasta el último momento, sangraban y sometían gran sufrimiento a sus enfermos. Para los cátaros la muerte solo era una puerta que debían cruzar, reconfortados consigo mismos, resultado de ello el paso hacia una mejor vida, con la posibilidad de purificarse, sin el lastre que resultaba la posesión del cuerpo.

                                                        Artículo relacionado

Influencia de la mujer cátara.

5 comentarios sobre “Doctrina de los Cátaros”

  • Jorge Jiménez M. dice:

    He leído con interés este artículo esperando aprender algo más de los Cátaros. Sin embargo, me he llevado una decepción por algunas sentencias que se alejan de la realidad de un modo abrumador.
    1. Dice «En la edad Media, la mujer era considerada como un simple objeto de reproducción humana, sin ninguna clase de derecho». No dice en qué parte del mundo pasó eso, pero debido a que trata de los Cátaros asumo que habla de Europa en general.
    He venido estudiando un poco la Edad Media, hay 2 libros de medicina escrito por médicos mujeres que abordan el desarrollo del feto desde la concepción hasta el nacimiento. Ambos libros se escribieron por separado y probablemente no se conocían entre ambas mujeres médicos (probablemente parteras). Ambos libros contenían dibujos de los fetos desde su comienzo hasta los 9 meses. Tales libros no pudieron ser hechos sin ayuda de hombres, por lo tanto hubo trabajo mancomunado.
    No les haría mal investigar un poco antes de publicar sus fantasías
    https://www.muyhistoria.es/edad-media/fotos/10-mujeres-silenciadas-en-la-edad-media/
    (nótese cómo se sabe que la mayoría de ellas eran CRISTIANAS).
    https://procrastinafacil.com/mujer-marcaron-edad-media/
    (Inés de Suárez era una española, amante de Pedro de Valdivia, quién fue importante en la Conquista de Santiago de la Nueva Extremadura…actualmente Chile, mi país).
    Cabe destacar que Cristine de Pizan, tras enviudar se dedicó a escribir libros y a resaltar a la mujer del siglo XIV. Lejos de irle mal por su condición de mujer, tuvo mucho éxito, fue respetada y se hizo famosa sin ser de la nobleza…en plena EDAD MEDIA.
    2. Los Cátaros era una secta más, no eran realmente cristianos, era una MALA IMITACIÓNA de los primeros cristianos y gracias a esas farsas pudo confundir a muchos adeptos. Los cristianos NO hacían sufrir a los moribundos ni los desangraban por deporte. Los médicos de la época RECOMENDABAN el sangrado controlado para eliminar la «mala sangre» que gracias a los actuales conocimientos de medicina actual podían interpretarse como Presión Alta o Enfermedades Infecciosas (virus o bacterias circulando por el cuerpo y usando el sistema de circualción sanguínea para su propagación).
    De hecho, los cristianos SIEMPRE consideraron al cuerpo humano el Templo del Espíritu Santo y manipular cadáveres era considerada una PROFANACIÓN.
    Tampoco «vivían con temor al castigo», pues quienes sentían ese temor eran precisamente quienes habían cometido grandes pecados y no habían reparado sus faltas. Quienes no cometían delitos no temían NADA…no cuesta nada ser más precisos, ¿verdad?
    Los Cátaros no asistían a los enfermos, rechazaban la Eucaristía y rechazaban la Cruz, 3 cosas que Cristo había dicho EXPRESAMENTE que se debían hacer.
    El migrar el alma de un cuerpo a otro era algo que Cristo demostró que podían hacer los demonios (posesión), incluso en cuerpos de animales. Además, Jesús dijo que sólo se vive una vez en la Tierra. El alma es eterna pero solo se vive una vez.
    A final de cuentas, los Cátaros eran una secta engañosa y falsa que enseñaban una doctrina totalmente distinta a la de Cristo, pero que aparentaban una vida estoica y sacrificada como la de los primeros cristianos…el engaño perfecto para el desinformado de aquella época.
    3. Dice «el cristianismo era totalmente reacio a las investigaciones científicas de cualquier tipo»
    Eso es falso. La primera universidad de Europa fue católica, Universidad de Bolonia en 1088 (curiosamente hay universidades más antiguas que son MUSULMANES y una de ellas fue fundada por una MUJER MUSULMANA, en la EDAD MEDIA)
    http://noticias.universia.es/portada/noticia/2015/07/29/1129026/10-universidades-antiguas-mundo.html
    – El Papa Silvestre II, durante su pontificado, adoptó los números árabes y los impuso en el mundo cristiano en reemplazo de los números romanos, para facilitar los cálculos matemáticos puesto que él mismo era un amante de las ciencias exactas. La incorporación de los números árabes (los que usamos a diario), incluyó el concepto de «0» que no existía en los números romanos y gracias a esa incorporación mejoraron la CIENCIA y la INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA hasta el día de hoy.
    https://www.cairn.info/revue-recherches-en-sciences-de-gestion-2012-3-page-43.htm#
    —-
    No quiero alargarme más, pero ejemplos hay muchísimos.
    Mi crítica no va para todo el artículo, sino que las descalificaciones hacia el Cristianismo y hacia el Conocimiento y trato hacia las mujeres de esa época, no se justifican por ser FALSAS.
    Recomendación: para no escribir FALSEDADES surgidas de la imaginación propia o ajena, nada mejor que investigar antes de publicar.

    • Apreciado contertulio:
      En primer lugar agradezco la visita a mi Web “Loscataros.com” y que ello pueda ser objeto de información sobre lo que significó el movimiento cátaro en Europa. No pretendo sentar cátedra, ni mucho menos, puesto que existen, historiadores sobre este tema, a los que yo siempre me remito. Mi labor en este campo es informar, utilizando material exclusivamente veraz. Por lo tanto, nada más lejos que escribir FALSEDADES, ni imaginaciones “propias o ajenas”. Y sobre todo “antes de publicar”… me gusta investigar, pudiendo incurrir en algún error, pero jamás hablo en boca de ganso, si le ha sido decepcionante algunas sentencias o alejadas de la realidad, lamento haber dado esa impresión. Es por ello que me alegra recibir cualquier crítica, ya sea positiva o negativa, puesto que estoy abierto a cualquier interlocutor que pueda diferir sobre mis exposiciones, y el poder debatir ante cualquier disquisición, ello me da a la vez ocasión de aprender sobre los demás y sus ideas.
      Tampoco quiero dar la impresión de quererlo saber todo.
      Tan solo escribo sobre los cátaros, de sus doctrinas o acciones, lo dicho de ellos a través de los documentos, al igual que estos hablan sobre los católicos, no he querido polemizar, en ninguno de los sentidos, ni dar la razón a unos u otros, ni me interesan los posicionamientos religiosos, cuales quiera que sean.
      Pido disculpas, si resulta farragoso todo este discurso, aun así, so pena de ser una lectura pesada, si, quisiera resaltar varios de los puntos expuestos en su relato:
      1—
      Para mi y otras muchas personas en esta sociedad no son fantasías, el que la mujer a sido objeto de desprecio general tanto en el estamento civil como eclesiástico. Donde se ha partido de la idea de que la mujer ha sido (y aun en muchas comunidades actuales sigue siendo) un objeto pecaminoso, cuyo destino principal era la procreación (creced y multiplicaros) en donde el diablo tenía su templo, era lícito castigar y aun asesinar a una mujer por el flagrante delito del coito con un hombre que no fuera su marido (el hombre en ese sentido tenía la exención de esa culpa, por razón de patriarcado) sin hablar, claro está, del concepto como ser inferior que sobre ella recaía, para mi que fueran CRISTIANAS me resulta irrelevante, la mujer creo yo, son seres vivos inteligentes, prescindiendo del sexo de tales seres. Otra cosa es que muchas religiones “por mandato divino” y por gracia de sus dogmas (inapelables) sean de una factura inferior.
      Efectivamente Inés de Suarez, fue muy importante en Chile, durante la conquista de Pedro de Valdivia, (a pesar de algunas de las atrocidades que se cuenta de ella) aun así tiene el mérito enorme de su inteligencia y buen hacer. Al igual que Cristine Pizan o Pisan, repitiendo sus palabras “lejos de irle mal por su condición de mujer, tuvo mucho éxito” también esto me resulta irrelevante, el no ser de la nobleza y en la Edad Media. Fueron mujeres excepcionales a las que les costó mucho destacar por eso, por ser mujeres. Al igual que otras muchas de ellas en el Medievo, pero esas eran, y aun son, excepciones que confirman la regla, la cual dice (y yo no me lo he inventado) que la mujer, reiterándome en mi afirmación, ha sido por parte del hombre explotada, sodomizada, esclavizada y despreciada, a parte claro está del mandato divino sintetizado en la obra de “La perfecta casada” del Fray Luis de León. Tema este y todos los anteriores que darían mucho tema, imposible desenvolver en este espacio, que por otra parte no me compete a mi desarrollar.
      2—–
      El tema de los cátaros es mucho mas complejo de los que a primera vista parece. Se trataba de una herejía que tuvo sus primeros pasos en Europa a partir del siglo XI hasta bien entrado el siglo XIII, efectivamente eran cristianos por mal que nos pese, con sus errores, carencias e incluso de un cierto folclorismo, pero con unas implicaciones perjudiciales hacia el jacobinismo francés, como para los intereses del catolicismo, que veían peligrar sus estatus-quo política y socialmente como estamentos dominantes, en la vida de las gentes de la época, tampoco era tan mala imitación de los primeros cristianos, a no ser que sea malo, llevar una vida de devoción, no matar, no robar, ayudar al prójimo, en fin seguir las enseñanzas del Nuevo Testamento, lo mismo que Jesucristo predicó, que no era precisamente sospechoso en quebrantar las leyes naturales de los hombres y mujeres. Si que es verdad que en todo ello puedan haber matices, tanto de una parte u otra, pero eso depende de cada punto de vista personal. Yo solo describo realidades contrastadas sin inmiscuirme en ninguna aseveración propia. Me guio a través de mis fuentes (investigaciones) venidas de prestigiosos historiadores como pueden ser Zoé Oldenbourg, Malcolm Lambert, Anne Brenon, René Nelli, Gérard de Sède, Paul Labal y otros muchos más, que merecen todo mi respeto y credibilidad. Creo no haber dicho que los católicos desangraran a los enfermos por deporte, hubiera sido una barbaridad por mi parte. Lo que si quiero hacer constatar es que las gentes sencillas de aquella época vivían con la espada de Democles sobre sus cabezas, si no confesaban, podían condenarse, si faltaban a misa, el castigo era posiblemente el fuego eterno (precisamente ahora ya no existe el infierno, cerró por un ere) cualquier pensamiento inapropiado o acción sin ajustarse a los cánones, eran propensos a la falta de lluvia para sus campos, plagas terribles que Dios enviaba sin remedio, en fin, dogmas de fe, que no me toca a mi discutir. Eso no quita que el catolicismo tuvo y tiene cosas magníficas, pero yo tengo una frase que seguro ha de escandalizarle, es esta: “todas (y digo todas) las religiones manipulan a sus adeptos en todos los actos de sus vidas”. Veo sobre todo muy simplista la idea de que los buenos no debían temer nada de sus acciones y, los malos habían de temblar con el castigo debido, sin color, sin matices, o blanco o negro. Creo que el mundo no funciona así, por suerte, puesto que con escoger una de las dos opciones, todos viviríamos mucho más felices ¿no?.
      3—
      El cristianismo, si era reacio a los progresos sociales, si no eran por mandato ex-profeso del clero. Que existían muy honrosas excepciones, si ciertamente, el ejemplo de la Universidad de Bolonia (Alma mater studiorum) fundada parece ser en 1088, en un principio sobre las ciencias de humanidades. Que por cierto solo al alcance de las familias poderosas, exigiéndose para su ingreso estudios sobre las artes, requisitos difíciles y onerosos en su adquisición ¿blanco o negro?
      Efectivamente el Papa Silvestre II (999-1003) Gerberto de Aurillac, fue uno de los pontífices importantes de la cristiandad, con unos conocimientos lo que diríamos hoy, enciclopédicos, frecuentando a maestros árabes en sus visitas a Sevilla y Córdoba.
      Ruego sepa perdonar la extensión de esta misiva.

      P .D. Aprovecho la ocasión para invitarle a visitar mi otra Web Apunteshistoria.com que trata sobre los emperadores romanos y la vida de Roma en general.

  • El desprecio por la mujer en la iglesia católica es evidente. No requiere argumentación ni controversia. Observen por ejemplo el desprecio con María Magdalena, miren los conventos de monjas donde el objetivo es el servilismo a los sacerdotes.Observen porque asesinaban con torturas a las «brujas», y que curioso que no había «brujos».
    Felicito el esfuerzo de la web cátaros, y su respuesta a fanáticos con falacias que no convencen porque la realidad de los hechos supera argumentaciones distractoras y engañosas. Precisamente por la negación de la mujer hay tanto pederasta en el catolicismo, o también es una fantasía?

  • La inquisición demostró hasta dónde llega la peversión y el fanatismo sectario cuando se unen como en el ser católico. Le temen a una palabra más que al invento del demonio y es la palabra Libertad.

  • toda doctrina es mala,,,,,,,,,,no exite ni un dios ni nada por el estilo todo es ridiculo y de maciado fantacioso,,,,,,,,sin la existencia de un dios estariamos todos mejor..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>