Volver al Home de LosCataros.com

RELIGION PRIMITIVA DE LOS CATAROS

HISTORIA DE LOS CÁTAROS: VIDA Y COSTUMBRES DE LOS CATAROS

RELIGION PRIMITIVA DE LOS CATAROS

Como es sabido la fascinación de los cátaros le viene inspirada por las diversas corrientes de en las antiguas religiones que tuvieron sus orígenes en Zoroastro, real o imaginario pero que desprende una verdad filosófica bien aceptada por los cátaros.

Esta filosofía se basa en los dos principios que existen entre el Cielo y la Tierra, el Bien y el Mal, aceptados por los cátaros (en este caso) basándose en la existencia de una intermediación entre estos dos elementos naturales, llamados “Inmortales Benéficos”, pudiendo alcanzar tales beneficios espirituales, para lo cual los cátaros debían practicar la Virtud, y la Piedad con el fin de ejercitar buenas obras por medio de la bondad, la verdad,los buenos pensamientos, y tolerancia hacia el prójimo, requisitos estos imprescindibles, para obtener los “Inmortales Beneficios” tras estas prácticas indispensables, los cátaros salvaban el alma para la vida eterna.

Los cátaros tenían muy claros los dos principios dualistas del Bien y del Mal, para los cuales trabajaban toda la vida, en la creencia que las almas humanas eran consideradas como partículas luminosas, procedentes del Padre de la Grandeza, del principio luminoso o Dios Bueno, que en origen (estas almas) eran prisioneras de la Tinieblas, por estar en posesión de la tierra y lo material de la vida, por lo que los cátaros debían practicar pensamiento y acciones buenas, de lo contrario serian castigados.Los cátaros también eran conocidos como los "Buenos hombres".

Estas ideas filosóficas las quisieron transmitir los cátaros a todo ser viviente de la tierra, pero tales doctrinas chocaban frontalmente con la ortodoxia del cristianismo, tan apegado a los bienes temporales o el poder de decisión sobre todas las gentes, reyes, gobernantes del estamento religioso, arraigando ya desde la época de Carlomagno,como poder teocrático hasta tiempos bien recientes.

Los cátaros y su doctrina fueron en general bien acogidos, tanto por la nobleza como el pueblo llano, que veían en las formas de vida de los cátaros, un acercamiento espiritual hacia los primeros siglos del cristianismo, por la pureza de sus costumbres cátaras en comparación a la vida austera de los primitivos cristianos, admirando su pacifismo, su tolerancia y el trato hacia el prójimo, frente a las convulsiones de una época tan belicosa como fue la Edad Media.

Aun así el poder político-religioso, consideraban a los cátaros herejes, de falsa bondad, contrarios en definitiva a sus ambiciones, y temerosos de perder la preponderancia tan solo legitimada por la Iglesia, y los grandes señores de la guerra, que veían la pérdida de su dominio sobre el pueblo en su binomio Estado-Iglesia.

Los cátaros en un principio gozaban de más libertad en el Languedoc, practicando con el ejemplo el amor hacia el prójimo, la búsqueda de la paz a toda costa, y la ayuda a sus semejantes sin recibir nada a cambio, granjeándose las simpatías de las gentes y señores. Posteriormente tuvieron que ser mucho más discretos en la práctica de su religión, al arreciar la acción inquisitorial, y por ende las persecuciones de que fueron objeto.

La vida de los cátaros era sencilla, sin bienes terrenales mas que los necesarios para la subsistencia, la oración y el trabajo, eran sus armas para poder llegar al final con absoluta paz, preparándose toda la vida para la muerte a la cual no temían, con este sencillo bagaje los cátaros podían redimirse accediendo así a la vida eterna., como felicidad que toda alma debía alcanzar.

Por la sencillez de los cátaros, poseían estos una sobria organización representada por los Perfectos, o jefes de su iglesia en donde existían obispados al mando de los mismos, en las principales ciudades del Languedoc, Lombers, Lavaur, Carcassona, Albí, Tolosa, Narbona, acompañados los Perfectos por los diáconos, con los cuales regían las sedes episcopales, y eran sus ayudantes, tanto en la administración como la organización de la predicación a que estaban obligados, este primer grupo de cátaros eran los responsables de cumplir sus reglas religiosas mas estrictas, el rezo diario, el celibato, y dar el “Consolamiento” a los moribundos para poder acceder a la vida eterna. El ingreso de los cátaros en la comunidad se realizaba por medio de la imposición de manos, aun que aceptaban su particular Nuevo Testamento, no admitían el bautismo.

En el obispado de los cátaros, los obispos de cada demarcación poseían otros ayudantes auxiliares del obispo llamados Hijo mayor e Hijo menor, con gran prestigio, no tan solo entre los creyentes sino también entre los simpatizantes de los cátaros.

Aunque se ha especulado mucho sobre las grandes riquezas de los cátaros, lo que si ha sido relevante entre ellos, fue la sencillez de sus casas donde moraban, ya que a diferencia de los católicos, siempre se distinguieron, al no poseer monasterios ni ostentosas mansiones, puesto que sus vidas cotidianas trascurrían en casas sencillas como eran las de sus vecinos, mercaderes o campesinos la cual cosa, era bien vista por los señores feudales del Languedoc.

Destacable de la religión cátara, es sin duda, el que la mujer aunque de procedencia noble, podía des nombrada "Perfecta", con sus funciones exactamente igual que la de los hombres, diferenciado este carácter de los católicos, en cuanto al trato discriminatorio que en general estas tenían.