Volver al Home de LosCataros.com

PROPAGANDA DE GUERRA ANTICATARA

HISTORIA DE LOS CÁTAROS: CRUZADA CONTRA LOS CATAROS

PROPAGANDA DE GUERRA ANTICATARA

Pocas veces en la historia de la humanidad se ha organizado una cruzada tan sanguinaria y cruel, como la sufrida por los cátaros

Hemos de tener en cuenta el desarrollo de los hechos, acontecidos en el siglo XIII con respecto a la llamada herejía anticatara, ente la cual la propagación de las noticias, resultaban extremadamente lentas y faltas de todo matiz. Contrastando fuertemente con la época actual, donde gracias a la evolución de la técnica, permiten conocer cualquier noticia producida en el último rincón del mundo, llegando a cualquier lugar con un mínimo soporte, radio, prensa escrita televisión, e Internet, incluso para determinados momentos en tiempo real.

Lógicamente en los acontecimientos que estamos tratando, no ocurría de tal manera, en cambio si que se estableció, digamos, la “propaganda oficial” orquestada por la Iglesia católica, en donde sus voceros establecieron como lugares oficiales, los púlpitos de las iglesias. Los referidos púlpitos poseían la efectividad propia de su estatus, ya que la religión “verdadera” era del todo incuestionable, para gran parte de sus feligreses, puesto que sus doctrinas llenaban todos los actos de la vida en todos sus estamentos, sin dudar de su veracidad, o corrían el riesgo de incurrir en herejía.

Por lo que los cataros eran elevados a la categoría, a parte de su herejía, como los personajes capaces de cometer las mayores atrocidades a que se les pudiera imputar. Evidentemente que existían las noticias oficiosas de boca en boca, pero con muy escaso éxito, fáciles de neutralizar y por lo tanto llegar a ser conocidas por el pueblo, dada la escasez de medios para ello, y por tanto se ignoraban las atrocidades y vejaciones que sufrían los cataros, demonizando aun más a todos aquellos que con sus “mentiras” intentaban socavar la veracidad de los oradores eclesiásticos, mereciendo por ello, como no, ser pasto de las llamas por sus iniquidades.

Por si el cerco contra los cataros era todavía susceptible de ser estrechado, surgieron las universidades, destacando la de París, propiciadas tadas ellas y reconocidas por el papa y el rey de Francia, cuyos principales representantes fueron Jacques de Vitry (teólogo e historiador) y Robert de Courçon (cardenal y canciller de la Universidad de ParísEdad Media. Las universidades creadas por estos personajes, contaban con gran número de seglares, que uniéndose a los clérigos incitaban a muchas personas en el alistamiento a la cruzada contra los cataros. Surgió de toda esta cruzada anticatara, una mezcla entre los convencidos, con una ideología concreta, con otras clases de gente ya muy heterogéneas, chusma sin ningún principio, aventureros sin escrúpulos, cazadores de botín, e incluso mercenarios que veían en la guerra contra los cataros, una manera de enriquecerse; Esto creó un cierto desajuste entre los cruzados, siendo sus primeros destacamentos de origen académico, los llamados “limpios” que se incorporaron a las tropas de Simón de Montfort en agosto del año 1210.

Los cataros tenían como aliados a los trovadores, siempre fieles a la verdad, combatiendo a los cruzados al menos en lo que se refiere al campo de la literatura y poesía, según se muestra en el siguiente verso de Guilhem Figuiera:

No puede asombrarme, / Roma, si el mundo se equivoca, / pues habéis puesto al siglo / en tormento y en guerra, / y proeza y merced / por vos mueren y son sepultadas, /Roma falaz, / guía, cima y raíz / de todos los males…