Volver al Home de LosCataros.com

PERSECUCION DE LOS CATAROS POR LA IGLESIA

HISTORIA DE LOS CÁTAROS: LA PERSECUCION DE LOS CATAROS

PERSECUCION DE LOS CATAROS POR LA IGLESIA

Los cátaros como tantos otras herejías fueron perseguidos, pero con mas ahinco por el gran peligro que suponía hacia sus perseguidores.

Las herejías, antiguas si bien no representaban un serio peligro para la Iglesia, y por tanto los cátaros iban adquiriendo adeptos a su doctrina, el mundo medieval, seguía su curso, eso no significa que no hubieran ya persecuciones en tiempos de Carlomagno, no obstante los cátaros vivian en el aspecto social, con gran libertad de movimientos, puesto que otras herejías preocupaban mas, de momento, pero con el crecimiento de adeptos a los cátaros, ya el Papa Lucio II, junto con el Emperador Barba Roja, por el año 1184 empezaron a preocuparse, pronunciándose contra las nuevas religiones entre ellas los cátaros, hasta que el Papa Inocencio III, fundó la Inquisición como arma religiosa, iniciándose la persecución de los cátaros de forma mas activa, con la total adhesión al papa, del rey de Francia Felipe Augusto.

El papa Inocencio III, pronto se dio cuenta, del auge que iban adquiriendo los cátaros, puesto que su tolerante doctrina, era bien recibida tanto por el pueblo llano como por la burguesía y grandes señores, viendo en los cátaros una oposición frente al dogmatismo católico, y la posibilidad en cierta independencia de Roma, que naturalmente Inocencio III, no veía con buenos ojos, escapándosele la autoridad sobre el Languedoc, por interferencia de los cátaros, a los que se propuso eliminar físicamente, sobre cualquier otro problema, que en esos momentos tuviera pendiente de resolver.

A pesar de las amenazas de Inocencio III proferidas, contra Ramón VI de Tolosa este hizo caso omiso, incluso habiéndole dado el papa a Pedro I de Aragón el título de “El Católico”, por su ferviente religiosidad, le retiró su favor al ver su inclinación, o por lo menos simpatía hacia la causa de los cátaros.

No ve Inocencio III otra solución, contra los cátaros, que la convocatoria de una cruzada, con el poyo del rey de Francia Felipe Augusto, a fin de erradicar totalmente la doctrina de los cataros, creando para ello la Inquisición, que tras ir derrotando las plazas de los cátaros, serian sus Perfectos, Buenos Hombres, y simpatizantes, acusados de herejes, confiscando sus bienes, desterrando a sus gentes y familias, o lo que mas frecuente se llevó a cabo, condenados los cátaros a morir en la hoguera, hasta su total extinción.

.