Volver al Home de LosCataros.com

INFLUENCIA DE LOS CATAROS

HISTORIA DE LOS CÁTAROS: ORIGEN DE LOS CATAROS

INFLUENCIA DE LOS CATAROS

Su origen se pierde en el tiempo, con unas doctrinas consideradas heréticas.

La región de Occitania, como influencia directa de los cátaros, comprende la extensión geográfica que desde el Golfo de Vizcaya, Mediterráneo, Atlántico, junto con el Macizo Central y los Alpes Occidentales hasta los Pirineos, formaron en la época de los cátaros todo el territorio, donde se hablaba el occitano o el languedociano, limitándose hoy día como idioma oficial en el Valle de Arán (Arán significa valle en occitano).

Estos territorios del antiguo dominio o influencia delos cátaros, están bañados por las cuencas del río Garona y el Léger (Leir). Sus principales ciudades son: Tolosa, Carcasona, Albí, Narbona, Castres, Gaillac, Lavaur, Avinyonet, Montreal, Fanfeaux, Caraman, Foix, Miravall, Castelnaudari entre otras.

Todo este territorio de los cátaros, comprende una superficie aproximada de 200.000 kilómetros cuadrados, lo que nos da una idea de la importancia que tenía para la Francia del norte, teniendo en cuenta, que en Occitania residía la mayor cultura medieval, representada por el provenzal, con sus famosos trovadores, un gran desarrollo de las artes, como la poesía, escultura y pintura, además de su propia lengua, el languedociano.

Los cátaros, tuvieron una gran influencia, tanto hacia el pueblo llano, como para la burguesía, y los grandes señores, que veían en el movimiento cátaro, una forma de oposición hacia una Iglesia de Roma, de un acervado dogmatismo impositivo, no aceptando otra cosa mas que, estar dentro de la iglesia, o contra ella, lo que significaba ser tachado de hereje, a parte de que tanto las gentes del Languedoc como los mismos cátaros, denostaban a los católicos, por sus licenciosas maneras de comportarse y la relajación de las buenas costumbres.

Los cátaro en contraposición, ofrecían una vida dentro de una moral tal y como fue enseñada por Jesucristo, al modo de los primeros cristianos, respetando las costumbres ajenas, como cualquier creencia a parte de los mismos cátaros, respetando la vida de sus semejantes, dominando todo el territorio occitano de forma pacífica, dando categoria profesional a los artesanos, por lo que todo ello entró bien en la mentalidad, de los poderosos y todas sus gentes en general, viendo con buenos ojos, diferenciación que existia con respecto al norte de Francia, inmersa constantemente en guerras contra los ingleses, arruinando las arcas reales.

Aunque los cátaros, no tenían espíritu guerrero, ni en toda Occitania padecía una preocupación excesiva por el tema bélico, si tomaron sus precauciones, en viendo los reiterados intentos de las gentes del norte de Francia, empeñados en erradicar a los cátaros, en forma de expediciones punitivas, organizándose a fin de rechazar todo ataque que les fuera inferido, defendiendo eficazmente todos los pasos por donde los católicos intentaban atravesar, para invadir el territorio de los cátaros, estableciendo correos entre los distintos castillos, a fin de informar sobre los movimientos enemigos.

Toda esta organización defensiva de los cátaros, tuvo su completa eficacia, en los primeros tiempos de tales incursiones, hasta que los católicos de Francia, organizaron la cruzada contra los cátaros, por un ejército acostumbrado a guerrear y bien dirigidos por sus generales, no valiendo para nada la influencia que los cátaros habían ejercido por todo el Languedoc, fue el principio del fin para ellos y sus simpatizantes.