Volver al Home de LosCataros.com

CASTILLO DE FANJEAUX

RUTA DE LOS CASTILLOS CATAROS: RUTA DEL LAURAGAIS

CASTILLO DE FANJEAUX

El Lauragais es un cruce de caminos entre el Languedoc y Aquitania, impregnándose del espíritu de los cátaros.

Sobre el montículo existente en Fanjeaux, ya los romanos construyeron su templo dedicado a Júpiter “Farum Jovis” de donde se derivó el nombre actual de Fanjeaux, siendo destruido el castillo de Fanjeaux en el año 1229, por medio del Tratado de Meaux, así como todas las fortificaciones de la ciudad, a pesar de ello merece Fanjeaux, una detenida visita, por lo que representó en la cruzada contra la herejía cátara, así como los esfuerzos de Santo Domingo de Guzmán, en recuperar cátaro, a la causa cristiana ortodoxa.

Santo Domingo de Guzmán, fundó en el año 1215 con la aprobación del papa Inocencio III, la orden de los dominicos, que mas tarde se dedicarían casi por entero a la causa de la Inquisición, no solo en Fanjeaux, sino en toda Europa, saliendo de entre sus filas importantes inquisidores,

Santo Domingo, pudo rescatar con su prédica a mujeres cátaras, las cuales pasaron a ser monjas, primero bajo la regla Agustina y posteriormente se constituyeron en dominicas contemplativas.

De la bella ciudad cátara de Fanjeaux, podemos admirar, varias de sus construcciones, como seria la casa de Santo Domingo, donde la habitó desde el año 1207 al 1215, aunque muy reformada, formaba parte del castillo de Fanjeaux, edificada junto a la iglesia de la Asunción, de la que hablaremos mas tarde, así como del Monasterio de Santa María de Pruïlla, muy cerca de Fanjeaux.

En Fanjeaux, existe una hornacina con arco de estilo gótico, donde se representa a Santo Domingo, en un bonito mosaico en donde a sus pies se sitúa la bola de fuego de su pretendido milagro.

Aunque ya no existe el castillo de Fanjeaux, si un puente a la salida de Fanjeaux, camino de Montreal, sobre dicho puente hay una cruz del siglo XIII, atribuida erróneamente a los cátaros.

Puede verse también en Fanjeaux, una cruz de piedra discoidal de estilo teutónico, del siglo XIII, con la mano de Dios esculpida en su centro. Otro monumento a Santo Domingo de Guzmán, consiste en una cruz de piedra llamada del Sicario, de estilo cercenada, bajo dicha cruz un monolito explicativo sobre los hechos de Santo Domingo, y rodeado este monumento por una pequeña valla de barrotes forjados

Situamos cerca de Fanjeaux, donde en el promontorio de Seignadou, se colocó una bola de fuego descendiendo hacia Prouille, por razón de la disputa de Montreal, donde un grupo cátaro y otro de católicos , donde cuatro árbitros examinaron los textos que unos y otros expusieron, los documentos de los cátaros se arrojaron al fuego, siendo rápidamente consumidos, pero el de los católicos siguiendo el mismo procedimiento, no se quemaron, por el contrario uno de ellos quedó adherido a una biga de la Iglesia de la Asunción, consumiéndola parcialmente, la cual aun se conserva en un lado de la iglesia de Fanjeaux, por lo que Santo Domingo en conmemoración del milagro de la bola de fuego fundó el Monasterio de Santa María de Pruïlla, donde nueve monjas, rescatadas de la herejía cátara, comenzaron su andadura en la vida monástica.

Después de que Simón de Montfort entrara en Fanjeaux, venciendo a los cátaros, aun se instalaron en el año 1223 Gelabert de Castres, cátaro convencido, y posteriormente el inquisidor Guillén Arnau en el año 1243.