Volver al Home de LosCataros.com

ARMONIA CATARA EN EL MEDIO AMBIENTE

HISTORIA DE LOS CÁTAROS: VIDA Y COSTUMBRES DE LOS CATAROS

ARMONIA CATARA EN EL MEDIO AMBIENTE

En la Edad Media, tanto los campesinos del Languedoc como los del resto de Europa, su existencia estaba muy ligada a la magia negra, y a las supersticiones, entre otras cosas, era mala suerte cruzarse con una comadreja, las mujeres dudosas de su fertilidad, obligaban a sus maridos beber una porción de su sangre menstrual, asimismo las suegras ofrecían encantamientos para hacer fértiles a los maridos de estas, tales costumbres no eran admitidas por los cátaros en su religión, no obstante los círculos de amistad con los campesino eran bien patentes, tampoco los cátaros tenían propiedades privadas a fin de evitar confiscaciones por parte de la Inquisición, así que el anonimato cátaro se conseguía mezclándose con las gentes del campo o ciudades.

El mundo cátaro estaba bien delimitado, en cuanto a sus deberes, Los Perfectos ofrecían sus consejos a fin de no maltratar a los animales, y las Perfectas, se ocupaban de aleccionar sobre las labores agrícolas a las mujeres, puesto que eran estas las encargadas en los trabajos del campo.

Los cátaros convivían sin problemas entre la población, llevando a cabo sus obligaciones religiosas, tanto los Perfectos como Perfectas, debían interrumpir el sueño nocturno seis veces a fin de rezar el “Pater”, así como sus penitencias en el ayuno, consistente en la sola ingestión de pan y agua tres veces por semana, las comidas normales de los cátaros consistían en una composición alimentaria exenta de carne y grasas animales, y en pocas cantidades, solamente eran mas abundantes cuando algún no cátaro era invitado a la mesa.

Los vecinos de los cátaros les llamaban “los buenos hombres de las grandes pausas” ya que los Perfectos, proveedores de gran cultura, se dirigían a los no creyentes de forma directa sin, precipitarse, con gran cuidado, sobre todo si eran preguntados los cátaros sobre alguna cuestión, para lo cual se tomaba un tiempo en pensar la respuesta, con la idea de dar una contestación mas acertada posible, midiendo sus palabras pausadamente, siendo además costumbre de los cátaros tras sus adicionales comentarios a las gentes, ser estos sumamente modestos con frases como; “es posible”, “tal vez sea así”, “si Dios nos lo consiente”, “espero que Dios nos ayude”.

Con respecto al trato con las mujeres los cátaros, al considerarlas como seres pecaminosos procedentes del “Mal” jamás debían tener contacto físico con ellas, puesto que comiendo o durmiendo debían hacerlo separadamente. Tan solo cuando la Inquisición fue arreciando en su cruzada contra los cátaros, en ocasiones para no levantar sospechas sobre los que continuamente les vigilaban, accedían a dormir con su supuesta mujer, simulando un matrimonio normal, pero eso si, vestidos completamente, e incluso besarse en la boca públicamente a fin de alejar toda sospecha que pudieran tener como cátaros.

Una de las singulares costumbres de los cátaros en caso de encontrar por el camino una bolsa con dinero o joyas, tenían la obligación de investigar quien eran sus dueños, para devolverles lo extraviado, de no averiguarlo, debían entregar lo hallado a la autoridad mas próxima del lugar.

De encontrar un cátaro un animal vivo atrapado en una trampa, debían liberarlo, y en compensación hacia el cazador, al cual no podían perjudicar por tal pérdida, dejaban una moneda junto a la trampa.

Otra peculiaridad de los cátaros, consistía en respetar la vida tanto de animales como personas a cualquier precio, por lo que si durante un viaje eran atacados por algún bandido, incluso si empleaban armas en ello, los cátaros habían de poner en práctica todas sus dotes persuasivas con el fin de hacerles ver su mala acción, y hacerles desistir en el empeño, de no conseguir los cátaros que los ladrones renunciaran en robarles, debían no oponer resistencia alguna, y mucho menos herirles o matarles, sabiendo que por ello pudiesen perder la vida.

De igual manera, si en el monte topaban con algún animal peligroso, los cátaros debían evitarlo en lo posible, y ahuyentarlo, de lo contrario, aun a costa de ser atacados o devorados por la bestia, no se les permitía matarla.

Los cátaros tenían buena organización referente a la propia supervivencia, permitiéndoselo sus buenas dotes de comerciantes, o mediante los oficios que dominaban perfectamente, incluso existían médicos, escribanos e incluso cambistas y pequeños banqueros, llegando en ocasiones los cátaros a mover respetables cantidades de dinero, pero lo que mas abundaban eran los oficios, de cesteros, zapateros o curtidores, facilitando por este motivo el trato directo hacia las gentes que les rodeaban, todo ello en cuanto a los Perfectos.

Las Perfectas cátaras a parte de sus obligaciones religiosas, se dedicaban a ir por las ferias vendiendo toda clase de artículos de mercería, agujas de cose, hilos, bordados o pieles.

Naturalmente que los cátaros, vieron en gran manera reducidas sus actividades cuando las persecuciones, y las cruzadas organizadas por la Inquisición arreciaron, y fueron haciéndose mas violentas, aun así podían contar con sus vecinos, dándoles a veces soporte de forma incondicional, aunque supusiera un peligro para sus vidas,escondiéndolos con eficacia de los numerosos espías que la Inquisición tenía apostados en todas partes, con el propósito final de quemar el mayor número posible de cátaros.

Artículos relacionados

Creación de la Inquisición contra la herejía de los cátaros.
Cruzada contra los cátaros.
Ejércitos cruzados contra los cátaros.
Influencia de la mujer cátara.
Inquisición como arma legal.
Perfectos.
Situación político-social del Languedoc en Occitania.
Vida espiritual de los cátaros.
Vida y costumbres de los cátaros.
Vida y muerte de la religión de los cátaros.